Amerikua jedis

Guerreros de la información veraz

Israel, peligro para la humanidad

Posted by amerikuajedis en junio 10, 2010

Recomendamos leer: Protocolos de siónLa industria del holocausto, El falso diario de Anna Frank.

Autor: José Steinsleger

Sólo los judíos humanitarios, progresistas y revolucionarios podrán frenar la furia homicida del Estado de Israel. Otras fuerzas están coadyuvando: Hamás en Gaza, Hizbulá en Líbano, países como Irán y Siria o la corrompida Autoridad Nacional Palestina de Cisjordania inclusive, resisten las embestidas del pueblo elegido.

Sin embargo, sobre los judíos conscientes (y en particular los de Estados Unidos) empieza a recaer el peso mayor para contener a la bestia alimentada por Washington. La creciente incidencia del movimiento antisionista internacional pregunta qué va primero: ¿ser judío, o ser humanitario, progresista y revolucionario?

Ser o no ser. ¿Ser qué? ¿No ser qué? Nuestra escala de valores coincide con la inculcada por Arnulfo Romero, Leónidas Proaño, Samuel Ruiz o, sin ir lejos, el padre Miguel Concha, quienes enaltecen las convicciones y fe de las personas que, sobre sus credos, consagran los valores de la dignidad y la decencia.

Que la premisa nos permita reiterar que los gobernantes de Israel no son judíos. Son asesinos. Asesinos que lejos de velar por la seguridad de su Estado, o de transmitir la filosofía de tolerancia del judaísmo, responden al mesianismo financiero de Wall Street y a la agenda imperial de Estados Unidos en el mundo.

Bajo la dictadura de Hitler, no ser nazi era exponerse a ser considerado un alemán a medias. Y en Israel, progresivamente, se fue implantando la idea de que el buen judío sólo podía ser sionista. Hay que terminar, entonces, con la doctrina que asocia judaísmo y sionismo para justificar las atrocidades de un Estado terrorista.

Hace sólo 65 años, luego de que la ex Unión Soviética pulverizó a los invencibles ejércitos de Alemania, las democracias del llamado “mundo libre” consintieron en realizar lo impensable: disolver y juzgar al Estado nazi, por genocidio y crímenes de guerra.

Hoy, lo impensable es imaginar que el Estado sionista será disuelto y juzgado por iguales motivos. ¿Hay otra salida? Desde su fundación, Israel ha boicoteado todas las iniciativas de paz, usándolas como zanahoria para encubrir y avanzar en su política anexionista.

Dos estados… observemos el mapa de Palestina y preguntémonos si tienen viabilidad. Para ganar tiempo y ocupar territorios, Israel forjó una piel de leopardo cartográfica, en la que ya resulta imposible precisar qué pedacito de tierra le correspondería a uno u otro Estado. Con temor, algunas almas nobles apoyan el proyecto de dos estados. Y omiten la exigencia de Israel: que uno de los estados carezca de fuerzas armadas, aeropuertos, controles sobre su territorio o partidos políticos que califica de fundamentalistas.

Las nuevas generaciones de israelíes (palestinos y árabes incluidos) requieren cohabitar en un Estado seguro. O sea, liberado del sionismo. Porque el enemigo principal no está fuera de las fronteras imprecisas de Israel, sino en la ideología pervertida que hizo de Dios, su Dios, el primer soldado de la seguridad nacional y el pueblo elegido.

La idea de pueblo elegido consiste en negar al otro. Naturalmente, en distintas etapas de la historia no han faltado los imperios que, manipulando los credos religiosos, se sintieron elegidos. ¡Dios lo quiere! En efecto. Sólo que Israel posee un arsenal de bombas nucleares para demostrarlo.

En agosto de 1945, las imágenes de los hongos nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki perturbaron y quitaron el aliento a la humanidad. Ahí están los documentos filmados y los informes que describen las consecuencias, el día después, ampliamente divulgados. Pero en comparación, se trata de imágenes que corresponden al paleolítico de la tecnología bélica moderna.

Las grandes potencias han venido usando sus arsenales nucleares para negociar posiciones geopolíticas. Juego irracional y demente que, con todo, conlleva matices racionales. Pues ya no estamos en 1945, cuando un solo país disponía de la bomba.

¿Quién duda aún acerca de lo que Hitler (encarnación de otro pueblo elegido) hubiese hecho en caso de haber tenido la bomba? De modo que si los políticos al frente de la nave global continúan practicando la política del avestruz, demos por seguro dos cosas: 1) que Israel usará sus armas nucleares sin remordimiento alguno, y 2) que Washington dirá que Israel tenía derecho a defenderse.

No se trata de un asunto lejano, o del odio entre árabes y judíos, tal como sostienen los espíritus ligeros, desinformados o cómplices por omisión de los crímenes del sionismo. No. Israel está listo y, en cualquier momento, puede atacar con armas nucleares a sus enemigos. Momento a partir del cual empezaremos a mirar con nostalgia este mundo que hoy nos parece irracional.

La derrota del sionismo será posible cuando los judíos de Estados Unidos emplacen a los políticos guerreristas que los representan, poniendo punto final a las impunidades del terrorismo israelí. No es imposible. Lo imposible es discutir con Dios. Y más cuando, a pesar de su poder, se siente víctima, débil y agredido.

Fuente: La Jornada

Una respuesta to “Israel, peligro para la humanidad”

  1. bloedlijnen said

    ÍNDICE

    Acerca del autor
    Agradecimientos Entre los bastidores del escenario mundial
    Novus Ordo Seclorum
    Una inminente transformación mundial
    La élite global invisible
    La gran conspiración
    Una religión humanista
    Los medios masivos de comunicación
    Una población intelectualmente simplificda
    ¿Tenemos aún libre voluntad?
    La destrucción de la familia
    Un Nuevo Orden Económico Internacional
    Crear dindero de la nada
    La energía, la máquina y el hombre
    Realidad
    Reducción de la humanidad
    Un asunto de familia
    Hitler y la fundación del estado de Israel
    Rios de sangre
    Control completo sobre todas las fuentes de materia prima
    La conquista del mundo
    Yugoslavia
    Guerra contra el terrorismo
    Mito y mentiras
    Antiamericanismo
    Europa
    Países del Tercer mundo
    Control del clima
    El chip

    Apendice
    Bibliografía selecta

    Capítulo 1
    ENTRE LOS BASTIDORES DEL ESCENARIO MUNDIAL

    “Hay quienes permanecen entre los bastidores del escenario mun-dial. Esa es la razón por la que existen dos tipos de historia: pri-mero está la historia oficial, falsificada ad usum Delphini; después, una historia secreta, donde se ponen por escrito las verdaderas causas de los acontecimientos: una historia lamentable.” Honorato de Balzac

    Por tradición, hemos sido criados para confiar en nuestros gobiernos, y estamos convencidos de que ellos cuidan de nosotros. Sin embargo, esto es un gran error. Debajo de la superficie de la política oficial yace un complicado proceso social e intelectual en marcha. El famoso hombre de Estado en época victoriana Benjamin Disraeli sostuvo en cierta ocasión: “El mundo está gobernado por personajes que no pueden ni ima-ginar aquellos cuyos ojos no penetran entre los bastidores.”

    El político alemán Walter Rathenau, hombre muy influyente a lo largo de su vida, declaró al Neuen Wiener Presse del 24 de diciembre de 1912: “Aproximadamente trescientos hombres que se conocen entre sí y que designan a sus sucesores ellos mismos, determinan el destino de este mundo. Su poder existe en confidencialidad absoluta.”

    Theodore Roosevelt declaró durante su campaña electoral de 1912: “Detrás del gobierno visible existe un gobierno invisible puesto en el trono, que no reconoce ninguna responsabilidad con la gente y no le debe lealtad.”

    En elocuciones similares Woodrow Wilson dijo durante sus discursos de campaña (1912): “El crecimiento de la nación y todas nuestras actividades están en manos de unos pocos hombres. Hemos llegado a ser uno de los peor gobernados, uno de los más absolutamente controlados y dominados gobiernos en el mundo civilizado, ya no es más un gobierno de libre opinión, ya no es un gobierno de la convicción y del voto de la mayoría, sino que es un gobierno de la opinión y de la coacción de un pequeño grupo de hombres dominantes. Desde que me incorporé a la política he recibido opiniones de hombres que me confiaron principalmente en privado. Algunos de los hombres más importantes de los Estados Unidos, en el ámbito del comercio y de la industria, tienen miedo de alguien, tiene miedo de algo. Ellos saben que hay un poder en algún lugar tan organizado, tan sutil, tan vigilante, tan entrelazado, tan completo, tan penetrante, que preferían no hablar más alto que un susurro cuando se referían a la condena del mismo.”

    Nicholas Murray Butler, presidente de la Fundación Carnegie de la Universidad de Columbia y jefe de la Asociación Británico-Israelita, dice: “El mundo está dividido en tres categorías de personas: unos cuantos que hacen que los acontecimientos se produzcan, otro grupo que vigila su ejecución y observa para que se cumplan, y una amplia mayoría que no sabe jamás lo que ha ocurrido en rea-lidad.”

    El filósofo Joseph de Maistre afirmó: “Los verdaderos detentadores del poder, los que mueven los hilos, viven en la sombra, detrás del telón.”

    Edward Bernays, primo de Sigmund Freud, afirma en su libro Propaganda (1928): “La manipulación consciente e inteligente de los hábitos organizados y de la opinión de las masas es un elemento importante en las sociedades democráticas. Quienes manipulan este mecanismo invisible de la sociedad, constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante en nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes moldeadas, nuestros gustos formados nuestras ideas sugeridas mayormente por un grupo de hombres de los que nunca hemos escuchado. En casi cada acto de nuestras vidas diarias, ya sea en la esfera política ó de los negocios, en nuestra conducta social ó en nuestro pensamiento ético, estamos dominados por este grupo relativamente pequeño de personas.”

    R. Buckminster Fuller afirmó: “Las naciones grandes son simplemente los frentes operacionales de los individuos tras bastidores, hombres enormemente ambiciosos que se han hecho tan eficazmente poderosos a causa de su capacidad para permanecer invisibles mientras operan detrás del escenario nacional.”

    Durante una conferencia en el Hotel Waldorf-Astoria en Nueva York el 27 de abril de 1961, John F. Kennedy también hablo de un gobierno secreto detrás del escenario de la política mundial: “Nos enfrenta en todo el mundo una conspiración monolítica y despiadada.”

    Como no podemos considerar a los personajes citados como fantasiosos obsesionados con conspiraciones, tendríamos que preguntarnos: ¿Son los líderes mundiales visibles títeres dirigidos por un poder invisible de entre bastidores? ¿Hay manos invisibles controlando el mundo? ¿Hay conspiración? ¿Quiénes son los conspiradores?

    Durante una reunión de ganadores del Premio Nobel en Lindau (1978) el célebre bioquímico judío George Wald, profesor emérito de Harvard y correceptor del Premio Nobel de Medicina en 1967 dijo:
    “No creo que los gobiernos de Occidente en realidad gobiernen. De acuerdo con mi opinión, quienes gobiernan son los cómplices de las enormes potencias financieras e industriales. Hay incontables multinacionales que, como si fueran gitanos globales, han acumulado poder e inmensa riqueza. No sólo son compañías, son potencias mundiales. ¿Acaso tienen poder militar? Por supuesto que lo tienen. ¿Acaso pueden controlar y gestionar el poder? Por supuesto, ellos gestionan nuestros gobiernos.”

    Arthur Jensen, profesor emérito de la Universidad de California (Berkeley) afirma: “No hay naciones. No hay pueblos. No hay rusos. No hay árabes. No hay terceros mundos. No hay Occidente. No hay Estados Unidos. No hay democracia. Sólo hay IBM, ITT, AT&T, DuPont, Dow, Unión Carbide y Exxon. Esas son las naciones del mundo hoy. Ya no vivimos en un mundo de naciones e ideologías.”

    Ya en 1972 el presidente Salvador Allende de Chile exponía ante Naciones Unidas que: “El poderío de estas corporaciones es tan grande, que traspasa todas las fronteras. Estamos ante un verdadero conflicto frontal entre las grandes corporaciones y los Estados. Estos aparecen interferidos en sus decisiones fundamentales – políticas, económicas y militares – por organizaciones globales que no dependen de ningún Estado y que en la suma de sus actividades no responden ni están fiscalizadas por ningún Parlamento, por ninguna institución representativa del interés colectivo. En una palabra, es toda la estructura política del mundo la que está siendo socavada.”

    En una entrevista, el general ruso Leonid Ivashov plantea: “Estamos lidiando con el surgimiento de un nuevo poderío geo-político supranacional en el escenario mundial. Este poderío geo-político está constituido por las familias más ricas del planeta. Junto con las más poderosas multinacionales gobiernan y controlas todos los países y coaliciones. El verdadero objetivo de este grupo élite es un control completo del planeta Tierra.”

    El Instituto Mundial de Investigaciones de Economía del Desarrollo manifiesta también que la mayor parte de toda la riqueza de la tierra está en manos sólo de un pequeño número de familias.

    Los “poderosos familias” de las que hablan George Wald, Arthur Jensen, Salvador Allende y Leonid Ivashov están formados por un pequeño grupo élite, integrado por anónimas y muy exclusivas dinastías familiares, las más influyentes y poderosas, que viven dispersas por el mundo. Ellas conservan su poder y dinero en medio de ellos por medio de la endogamia. Ellas operan entre los bastidores de las más importantes empresas, de los medios y de las instituciones financieras, pero también detrás de los escenarios políticos. A través de conexiones, dinero y violencia, estas poderosas familias traicioneras se introducen sigilosamente con una meta esencial: el establecimiento de una “Dictadura mundial”. Su objetivo es forzar un Nuevo Orden Mundial sobre la humanidad entera. Ellas han comprado una gran parte del mundo con su poder económico y lo han colocado bajo su control. Con ayuda de sus inimaginables reservas financieras, comúnmente se quitan de encima el sistema de control financiero mundial. Ellas pueden controlar la economía mundial entera y el sistema político. Ellas determinan cómo deben actuar los líderes políticos de este mundo. Ellos deciden quién puede conseguir trabajo y quién, por el contrario, debe vivir en la pobreza, qué artículos se deben producir y en que se deben invertir las riquezas.

    Con el tiempo estas familias influyentes han expandido el alcance de su poder por todo el mundo. Su telaraña alcanza todos los confines del mundo. Sus tentáculos se entretejen con cada faceta de la existencia humana. Su influencia es inimaginable, y llega a todas las instituciones y organizaciones líderes en los campos de la política, educación, religión, finanzas y medios masivos de comunicación. La ciencia ha sido infiltrada por sus “fundaciones” y es financieramente dependiente de ellas y así sujeta a manipulación. La intromisión al campo de las fundaciones de las “tres grandes” (las fundaciones Rockefeller, Carnegie y Ford), no puede ser descrita más que como una intromisión masiva.

    Casi toda la gente está preparada a renunciar a sus derechos. Incluso al libre pensamiento, si esto garantiza su seguridad y protección. Por tal razón, la humanidad se ha ablandado y es manipulada de manera tal, por medio del conflicto, el odio, la envidia, la privación, el hambre y la angustia, que a la postre no habrá otro camino que rendirse al poder de la élite invisible. ¡La mayoría de los problemas mencionados arriba son creados deliberadamente!

    El coronel Mandell House, mano derecha del presidente Wilson, escribe en su libro Los documentos íntimos del Coronel House: “Cree problemas a nivel internacional y después ofrezca la solución que mejor encaje con la meta por la que lucha.”

    Mientras más confusión, lucha de clases, discriminación, guerras y tensión política exista en el mundo, más rápido llegará el día en que la humanidad entera aceptará el Gobierno mundial que regirá con puño de hierro para siempre. Una Dictadura mundial en la que rija el orden social controlado por computadora y en la que los individuos serán controlados todo el tiempo.
    En los círculos de extrema derecha, revisionistas y antisemitas se dice que algunas de las familias gobernantes son de origen judío, por lo que hablan de una conspiración judía. Por supuesto que esto no tiene sentido. Entre la élite gobernante uno puede encontrar católicos, protestantes, musulmanes, budistas y muchos otros. Los conspiradores son aquellos que, independientemente de su raza, nacionalidad u opiniones políticas luchan por la dominación mundial. El Nuevo Orden Mundial que ellos están planeando será una Dictadura mundial. Los conservadores lo llamarán Socialismo o Comunismo. Los liberales lo llamarán Fascismo. La etiqueta hace poca diferencia; será el Archipiélago Gulag a escala mundial.

    LA VENIDERA TRANSICION MUNDIAL
    Con permiso del autor Robin de Ruiter
    http://www.mayrapublications.nl/index.php?paginaid=191

    CONTACT AUTOR paperboy@home.nl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: