Amerikua jedis

Guerreros de la información veraz

Cómo y porqué mataron a Kennedy

Posted by amerikuajedis en abril 10, 2010

Jim Garrison, Fiscal de Distrito de Nueva Orleans, nos explica la verdad sobre el asesinato del Presidente estadounidense John F. Kennedy.

El discurso que mató a Kennedy

3 comentarios to “Cómo y porqué mataron a Kennedy”

  1. bajar de peso saludablemente…

    En este blog me encontre algunos tips interesantes sobre dietas, si quieres checalo…

  2. bloedlijnen said

    Kennedy quizo terminar con el Federal Reserve. ya habia comenzado a imprimir billetes de 5 dollares … Toda la historia se encuantra en:

    Prohibida su venta en Francia

    La venidera transición mundial

    La causa de muchas desgracias humanas

    La publicación más controversial de todas con relación al Nuevo Orden Mundial está ahora disponible para los clientes españoles
    Por tradición, hemos sido criados para confiar en nuestros gobiernos, y estamos convencidos de que ellos cuidan de nosotros. Sin embargo, esto es un gran error. Debajo de la superficie de la política oficial yace un complicado proceso social e intelectual en marcha.

    El mundo está gobernado por personajes que no pueden ni imaginar aquellos cuyos ojos no penetran entre los bastidores. Aproximadamente trescientos hombres que se conocen entre sí y que designan a sus sucesores ellos mismos, determinan el destino de este mundo. Su poder existe en confidencialidad absoluta.

    Durante una conferencia en el Hotel Waldorf-Astoria en Nueva York el 27 de abril de 1961, John F. Kennedy hablo de un gobierno secreto detrás del escenario de la política mundial: “Nos enfrenta en todo el mundo una conspiración monolítica y despiadada.”

    Somos gobernados, nuestras mentes moldeadas, nuestros gustos formados nuestras ideas sugeridas mayormente por un grupo de hombres de los que nunca hemos escuchado. En casi cada acto de nuestras vidas diarias, ya sea en la esfera política ó de los negocios, en nuestra conducta social ó en nuestro pensamiento ético, estamos dominados por este grupo relativamente pequeño de personas.

    No hay naciones. No hay pueblos. No hay rusos. No hay árabes. No hay terceros mundos. No hay Occidente. No hay Estados Unidos. No hay democracia. Sólo hay IBM, ITT, AT&T, DuPont, Dow, Unión Carbide, Shell y Exxon. Esas son las naciones del mundo hoy. Ya no vivimos en un mundo de naciones e ideologías.

    Estamos lidiando con el surgimiento de un nuevo poderío geo-político supranacional en el escenario mundial. Este poderío geo-político está constituido por las familias más ricas del planeta. Junto con las más poderosas multinacionales gobiernan y controlas todos los países y coaliciones. El verdadero objetivo de este grupo élite es un control completo del planeta Tierra.

    Robin de Ruiter es probablemente el escritor europeo sobre conspiración, más prominente después de David Icke. Sus libros han hecho presencia en muchos países. El autor ha sido reconocido internacionalmente por años, dada su capacidad excepcional de explorar. Sus vínculos internacionales directos y su conocimiento de los idiomas – habla siete lenguas extranjeras con fluidez – le han dado acceso a fuentes de información en un número sin precedentes.

    El autor se ha ganado un nombre en Latinoamérica, Estados Unidos y en Europa. Su libro El poder oculto detrás de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 le ha hecho ganar aún mayor éxito y presencia pública a nivel mundial. En Holanda el libro obtuvo el Premio Frontier en el año 2005.

    ISBN 978-90-79680-09-2
    http://www.mayrapublications.nl

  3. bloedlijnen said

    John F. Kennedy y la Reserva Federal

    John F. Kennedy y su hermano Robert Kennedy causaron irritación en básicamente todo el sistema de una sola potencia mundial. John Kennedy fue un presidente extremadamente inteligente y valiente, que estuvo dispuesto y pronto para hacer valer los intereses del país y del pueblo en general, frente a las fuerzas más poderosas del mundo. A pesar de que su familia fue una de las familias líderes entre los “superiores ocultos”, los hermanos Kennedy se convirtieron en enemigos acérrimos de ellos. Entre otras confrontaciones, mencionamos el enfrentamiento de abril de 1962 entre Kennedy y la corporación U. S. Steel. También se levantó en contra de la CIA de Allen Dulles, que lo había manipulado para continuar con la acción en la Bahía de Cochinos, contra Wall Street, contra los intereses de Morgan, contra los Rockefeller y muchas otras familias influyentes de nuestros “líderes”.

    El presidente Kennedy era muy consciente de la importante oposi-ción a sus políticas. Esto se reflejó en comentarios públicos y observaciones en conversaciones privadas. Su entendimiento de tal oposición se vio señalada en la respuesta que diera a un reportero durante una conferencia de prensa en 1962.

    Pregunta: “Señor Presidente, en algunos círculos hay una sensación de que grandes negocios están utilizando la caída de la bolsa como un medio para obligarlo a llegar a un acuerdo. Su postura es ‘ahora te tenemos justo donde te queremos’. ¿Ha visto usted algún reflejo de esta postura, señor?”

    Kennedy: “¡No creo poder estar donde los negocios, los grandes negocios, me quieren!”

    La respuesta del presidente no sólo indicó cuán consciente era de la oposición, sino también cuán agudamente enterado estaba que su oposición no era a los negocios en general, sino a un grupo numéricamente mucho menor, aunque más poderoso.

    Kennedy había decidido retirarse de Vietnam. Estuvo en contra de continuar con la dominación colonialista occidental de Vietnam y criticó la alianza de Estados Unidos con el esfuerzo francés por conservar su imperio. Durante su presidencia, Kennedy se opuso a un compromiso masivo de las fuerzas estadounidenses por pelear una guerra que sentía que los vietnamitas tenían que pelear principalmente por su cuenta. Sistemáticamente rechazó las recomendaciones de introducir fuerzas de infantería estadounidense. Poco antes de su asesinato, comenzó a retirar a las tropas estadounidenses de Vietnam. Para el tiempo de su muerte, alrededor de 16.000 tropas estadounidenses estaban en Vietnam. La política de los Estados Unidos en Vietnam cambió dentro de las veinticuatro horas posteriores a la muerte del presidente Kennedy. Bajo el mandato del presidente Johnson, la participación de los Estados Unidos se intensificó y 543,000 soldados (fuerzas de infantería) fueron enviados a Vietnam.

    John F. Kennedy no sólo pensó dejar que la CIA quedara disuelta en una organización de estado distinta y terminar con la guerra de Viet-nam; también fue el único presidente de los Estados Unidos que trató de poner fin al poder del Banco de la Reserva Federal; banco con el cual se negó a cooperar por más tiempo.

    De hecho, cuatro meses antes de su muerte, John Kennedy se atrevió a desafiar al Banco de la Reserva Federal. Quería tener impreso su propio dinero de estado, en lugar de prolongar los préstamos extra-ordinarios de interés agravado, emitidos por el Banco de Reserva Federal. El 4 de junio de 1963, se hizo un intento poco conocido de desponjar al Banco de la Reserva Federal de su poder de prestar al gobierno dinero con intereses. Ese día, el presidente John F. Kennedy firmó la Orden ejecutiva núm. 11110, que devolvía al gobierno de los Estados Unidos el poder de emitir billetes, sin pasar por la Reserva Federal. El mandato de Kennedy dio a la Tesorería el poder de “emitir certificados de plata contra cualquier lingote de plata, plata, o dólares en metal estándar existentes en la Tesorería”. Esto significaba que, por cada onza de plata de la bóveda del Tesoro de los Estados Unidos, el gobierno podría introducir nuevo circulante.

    En total, Kennedy introdujo casi de 4.3 mil millones de dólares en billetes estadounidenses, con la inscripción “Billete de los Estados Unidos”, en lugar de la habitual “Billlete de la Reserva Federal” que estaba en circulación.
    Con el golpe de una pluma, Kennedy se encontraba en camino para provocar el cierra del Banco de la Reserva Federal. Si hubieran entrado en circulación los suficientes certificados de plata, se hubiera eliminado la demanda de billetes de la Reserva Federal. La razón es que los certificados de plata están respaldados por plata, mientras que los billetes de la Reserva Federal no están respaldados por nada.

    La Orden ejecutiva 11110 pudo haber impedido que la deuda nacional llegara a su nivel actual, porque habría dado al gobierno la capacidad de liquidar su deuda sin acudir a la Reserva Federal y sin que se le cobraran intereses por crear nuevo dinero.

    La Orden ejecutiva 11110 dio a los Estados Unidos la capacidad de crear su propio dinero respaldado por plata. Con esta decisión, la impresión de los billetes bancarios de nuevo cayó en manos del estado. Documentos recientemente publicados demuestran que el presidente ¡Kennedy incluso había comenzado a imprimir dinero del estado por un valor de 4.292 billones de dólares! Una pequeña cantidad de este dinero había sido puesta en circulación durante los últimos días de Kennedy.

    Nuestros “líderes” centraron su atención en John F. Kennedy cuando se dieron cuenta de que él no permitía ser manipulado. El 22 de no-viembre de 1963, Kennedy fue asesinado.

    No fue Lee Harvey Oswald quien asesinó a Kennedy; él sólo sirvió como pantalla. Fueron los miembros de la Operación 40, un equipo absolutamente secreto, fundado por George Bush, Richard Nixon y Allen Dulles e inicialmente formado para eliminar a Fidel Castro.

    Los miembros de este escuadrón de la muerte también son responsables de la muerte del Che Guevara, de Salvador Allende (presidente de Chile), Jaime Roldós (presidente de Ecuador) y Omar Torrijos (presidente de Panamá). Más tarde, la Operación 40 fue también responsable de la Operación Fénix, el mayor esquema de asesinato en Vietnam. Todo el escuadrón de la muerte estuvo presente en la Plaza Dealey de Dallas el día del asesinato de Kennedy el 22 de noviembre de 1963. Un par de horas después de la muerte de Kennedy, el primer mandato oficial del nuevo presidente Lyndon B. Johnson fue ordenar a la oficina estatal de impresión en Washington detener la impresión de los billetes de estado fijados por Kennedy y quitar los billetes que ya estaban en circulación. Con la asistencia del Sistema de la Reserva Federal, el dinero circulante fue interceptado de ser transferido y destruido. La sociedad estadounidense y el resto del mundo nunca se dieron cuenta de esto.
    Desde entonces ni un solo presidente se ha arriesgado jamás a socavar el poder del Sistema de la Reserva Federal.

    El asesinato de Kennedy fue una advertencia a futuros presidentes que siquiera piensen en eliminar la deuda de los Estados Unidos mediante la eliminación del control de crear dinero de la Reserva Federal. La Orden Ejecutiva 11110 nunca fue revocada por ningún presidente de los Estados Unidos mediante decreto oficial por lo que actualmente sigue en vigencia.

    Después de la muerte de John F. Kennedy, su sucesor Lyndon Johnson recibió nuevas órdenes de parte de nuestros “líderes”; otros recibieron órdenes para la continuación y respaldo a la guerra de Vietnam. Como se ha señalado antes, bajo el mandato de Johnson esta guerra aumentó enormemente. La guerra de Vietnam es un horrible ejemplo de las manipulaciones de nuestros “líderes” y fue un gran éxito financiero para ellos.
    Robert Kennedy, también asesinado, sabía exactamente cómo y por quién fue asesinado su hermano. Escribió un libro inédito titulado El enemigo interior.

    LA VENIDERA TRANSICION MUNDIAL
    Con permiso del autor Robin de Ruiter
    http://www.mayrapublications.nl/index.php?paginaid=191

    CONTACT AUTOR paperbouy@home.nl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: